sábado, 1 de agosto de 2009

SUÉLTALO EN LA ORILLA...

Una de las razones por las que me gustan las vacaciones es porque te encuentras con tus tiempos, con los que necesitas y con los que te sobran. No recuerdo bien donde leí una historia-leyenda ( creo que asiática) que me hizo reflexionar ( Y a mí me gusta reflexionar , hacer balances, repasar, aprender de lo vivido, compartiéndolo con alguien o rumiarlo con los ojos concentrados en la alegría o el dolor del recuerdo que te sugiere la lectura…) . En esos momentos ya pensé en escribir algo al respecto transcribiendo literalmente la historia leída, pero… los tiempos que sobran interfieren “casi siempre” en tus deseos.

Escribiré el resumen:

“ Iban dos monjes caminando cuando vieron a una mujer joven que lloraba porque su miedo al agua la impedía atravesar un río. Uno de los monjes, en su afán de ayudarla, la montó sobre sus hombros , cruzó el río y la dejó en la otra orilla. El resto del camino observó que el otro monje cambió bruscamente su actitud: no le hablaba, iba con el ceño fruncido y en silencio. Cuando llevaban varias horas caminando en silencio, preguntó al monje la causa de su actitud. Le vino a decir que había incumplido uno de los votos más importantes de su religión que les impedía tocar a una mujer.

El monje le contestó: “ Hermano, yo bajé a esa mujer de mis hombros en la orilla del río, pero veo que tú aún cargas con ella”

¿Con cuántas personas o acciones seguimos cargando sobre nuestros hombros cuando las tendríamos que haber soltado en la orilla, o en la puerta, o en el curso, o en la cena o en…? Tanto en la vida personal como profesional debemos de ser capaces de actuar y solt ar… De hecho , y, ahora que lo pienso voy a soltar alguna…



2 comentarios:

Feli dijo...

Buena historia, la dificultad para "soltar" habla de nuestras carencias y no de las necesidades de quien pensamos que depende de nosotros (la dependencia es nuestra, jeje).

Un abrazo y vuelta al curro

Anónimo dijo...

Tu día a día en clase me parece genial. Lo hemos comentado antes de ahora y sabes que estamos de acuerdo en muchas cosas. Es difícil conjugar todo, pero el hecho de plantearse algunas cuestiones (que no sé si quedarán plasmadas en el programa) ya es suficiente. Sigue así de entusiasta porque el AULA necesita a gente como tú.Mari Carmen